Portada del sitio > Equipo capacidades organización y sostenibilidad (ECOS) > Apuntes > ISO 26000: Una guía para la responsabilidad social

Miércoles 19 de junio de 2013, por Culturas y Desarrollo en Centroamérica

ISO 26000: Una guía para la responsabilidad social

Enviar la referencia de este documento por email enviar por email | versión imprimir

En nuestro reciente estudio sobre sostenibilidad institucional de las OSC en la región, insistimos en la importancia de la transparencia como elemento ligado a la generación de confianza, a la potencialidad del impacto de las acciones y a la posibilidad de gestión de recursos locales para las organizaciones.

La transparencia es también uno de los factores esenciales de los nuevos modelos de gestión del desarrollo, basados en la gerencia por resultados, la eficiencia de la ayuda y la responsabilidad compartida de donantes y receptores de cooperación.

Ligado a ella, ha surgido un instrumento estándar llamado ISO 26000, que, en lo fundamental, sirve como guía para la implementación de prácticas socialmente responsables de un conjunto amplio de entidades que abarca: dependencias estatales, corporaciones privadas multinacionales, pequeña y mediana empresa y ONG.

Contiene siete capítulos, dentro de los que destacan: (i) principios de responsabilidad social -que incluyen, entre otros, rendición de cuentas, transparencia, comportamiento ético y respeto a la normativa internacional-; (ii) reconocimiento de la responsabilidad social e involucramiento de las partes interesadas; (iii) orientación sobre materias fundamentales de responsabilidad social; y (iv) orientación para la integración de la responsabilidad social en la organización.

Si bien es cierto, este instrumento no se puede utilizar para certificación, su incorporación es voluntaria, y parece adecuarse más a la empresa privada y a entidades estatales; hemos querido mencionarlo como referencia de las cada vez más estandarizadas guías de funcionamiento de los agentes de desarrollo y su sustento en la transparencia y la rendición de cuentas.

Aunque, en principio, las OSC pueden perseguir objetivos y modelos de desarrollo que no se alinean con los de la empresa privada y el Estado, es fundamental tener presente que estas pautas de funcionamiento se perfilan cada vez más como referentes universales que posibilitarán u obstaculizarán el acceso a espacios de trabajo y a recursos para el desarrollo.

En España, la Coordinadora de ONG para Desarrollo, CONGDE, ha implementado una herramienta de transparencia y buen gobierno que la mayoría de sus afiliadas ha aprobado. La justificación de la herramienta radica en que la rendición de cuentas es la base de la «confianza social».

La apropiación del público, de las acciones institucionales, pasa entonces por esa confianza social y credibilidad. Tal y como sugerimos en nuestro estudio, ya no es más viable el trabajo que se comunica solo a la agencia financiadora. Sin la comunicación transparente del accionar y del impacto, no se genera confianza, elemento fundamental si se quiere pensar en nuevos públicos y socios.

Portafolio