La Zona Norte se caracteriza por

Enviar la referencia de este documento por email enviar por email | versión imprimir

Los cambios en la ruralidad no han estado acompañados de una institucionalidad rectora que articule a los distintos actores y esfuerzos que se realizan; aún los misterios, las instituciones estatales y privadas continúan trabajando de forma desarticulada en , no solo se ha visto el retiro paulatino del apoyo técnico y financiero por parte de la política agropecuaria hacia nuestro sector, sino también una inadecuada atención a las otras rutas de desarrollo que han cobrado interés en las nuevas dinámicas de nuestros territorios.  En este sentido se puede citar: el beneficio de pagos de servicios ambientales, la atención a la situación del territorio indígena Maleku, el desarrollo del turismo comunitario y el acompañamiento al desarrollo  de actividades económicas por parte de mujeres campesinas jefas de hogar.

El  territorio de la zona Norte Norte de Costa Rica es uno de los más ricos en recursos naturales pero –al mismo tiempo – constituye uno de los más pobres del país.  Al respecto, la persistencia del deterioro social y económico de las familias se expresa, entre otros aspectos en lo siguientes elementos: Pérdida y reconcentración de la tierra: Las tierras que inicialmente fueron conseguidas por nuestras familias mediante fuertes luchas y movilizaciones sociales, en las décadas de los sesenta  hasta los noventa del siglo pasado, o bien por derecho consuetudinario, se están perdiendo aceleradamente tal es el caso de los territorios indígenas Maleku. Se evidencia una alta re-concentración de tierras,  carencia de éstas para cultivar alimentos y tierras indígenas en manos de no indígenas (a pesar de ser ilícito según la legislación costarricense). Esto genera efectos indeseables: familias sin tierra, alto costo de la tierra, finqueros que no le venden al estado por falta de confianza, solo cultivan los campesinos que pueden pagar un alquiler, con el consiguiente impacto en la producción de granos básicos.

En síntesis sucede lo siguiente: el importante acceso a la tierra, producto de las luchas campesinas de las décadas de los 70, 80 y 90 del siglo pasado, se está revirtiendo por falta de apoyo estatal a la pequeña producción y la concentración creciente que está generando la agricultura de exportación. Desintegración familiar y migración de de la juventud: la carencia de tierras genera la migración de miembros de la familia a otras zonas del país en búsqueda de mejores oportunidades, lo cual es una de las situaciones más sentidas por las familias campesinas, dado que genera desintegración familiar.

Inadecuadas condiciones para el desarrollo integral de las mujeres campesinas e indígenas:como un sector entre los más vulnerables también ha padecido el abandono o la ausencia de una política pública clara para mejorar sus condiciones desde una perspectiva de género inclusivo. Pérdida del territorio y  de las condiciones mínimas de desarrollo para el pueblo indígena Maleku: nunca ha existido una clara voluntad política estatal que resuelva el problema del territorio Maleku y los problemas asociados al desarrollo del pueblo indígena de Norte. Algunos de los problemas son: carencia de adecuadas fuentes de ingreso, discriminación, analfabetismo, problemas de salud, deserción escolar, entre otras.

Deterioro del capital natural: el capital natural con que aun se cuenta en el territorio, se encuentra deteriorado por diferentes factores: la deforestación que no cesa, la contaminación por uso de paquetes intensivos de agroquímicos en la agricultura, la sedimentación de cursos de agua por las malas prácticas de la agricultura de exportación, y la canalización de humedales para incorporar sus tierras a la agricultura.

Se trata de una de las zonas más pobres del País: los tres cantones se encuentran ubicados en las últimas posiciones según el Índice de Desarrollo Social (IDS) del año 2007: Guatuso en la posición 64 (IDS=25,6); Upala la 77 (con un IDS=7,1); Los Chiles el 79 (IDS=5,2), lo cual evidencia el vel de rezago en que se encuentran estas regiones.

En síntesis, en este último período (mediados de los 80 al presente), a pesar de ciertos esfuerzos del Estado, sus instituciones y otras agencias privadas (Proyectos de la cooperación, iniciativas de Responsabilidad Social Empresarial, ONGs, entre otros) que actúan en ,  aún no se ha logrado mejorar nuestra situación. Sin duda estas políticas de estímulo a las exportaciones y de apertura han favorecido a algunos pequeños sectores campesinos pero en lo fundamental ha fortalecido a sectores económicos de la gran empresa nacional y extranjera que han creado importantes empresas agroindustriales.

Se ha terminado por generar un modelo económico excluyente, basado en la expansión del mono-cultivo, en particular la piña, los cítricos y forestales a partir de  especies exóticas -además de la ganadería extensiva- que ha contribuido enormemente al deterioro de los recursos naturales.

Las riquezas ambientales de la zona se encuentran en condiciones de desprotección. Las fuentes de agua están sufriendo las consecuencias de un desarrollo urbano y sobre todo de un desarrollo agroindustrial sin ngún control. A este deterioro contribuyen la carencia de  planes reguladores por parte de las municipalidades de la región y débiles controles de las instituciones pertinentes, actos de corrupción en la aplicación de la ley,  situación toda que se confabula para generar un uso irracional de los recursos.  Este marco general se ha visto agravado con la actual crisis alimentaria.

Ante la situación descrita, los y las campesinas de Norte de Costa Rica no quieren permanecer impasibles; por el contrario, quieren hacer sentir su voz. No solo para quejarse, sino para proponer al país, a las autoridades locales, regionales y nacionales, cuál es su visión y cuáles son sus  propuestas para avanzar hacia el desarrollo en esta zona, evitando los caminos de la pobreza y la exclusión social.

Se considera imprescindible comenzar a dar pasos en una perspectiva de desarrollo más inclusiva y participativa, que incorpore aspectos relacionados con la producción agropecuaria, la conservación del ambiente, la integración de las mujeres en condiciones de igualdad, el respeto a la cultura indígena y el desarrollo de sus comunidades, la articulación de los pequeños productores a los mercados externos, es decir, que se impulsen las rutas más idóneas para el desarrollo de nuestro sector.

Comentar este artículo


Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, previamente debes registrarte. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se te ha suministrado. Si no estás inscrito/a, debes inscribirte.

[Conexión] [inscribirse] [¿contraseña olvidada?]