Portada del sitio > Equipo capacidades organización y sostenibilidad (ECOS) > Apuntes > Notas sobre la cooperación en Centroamérica

Viernes 18 de noviembre de 2011, por Victor

Notas sobre la cooperación en Centroamérica

Las actividades de control, asesoría y formación (CAF)

Enviar la referencia de este documento por email enviar por email | versión imprimir

La cadena de cooperación internacional cuenta con innumerables actores que le dan vida, principiando por las élites políticas de las naciones donantes, los funcionarios ministeriales, los funcionarios de agencias y hasta el público de estos países, entre otros.

En la parte final de la cadena de cooperación (nos referimos a la cooperación privada que es el sujeto de nuestro análisis, aunque muchos de los planteos sean también aplicables a la cooperación oficial) se encuentran tres actores con diferenciados intereses: (a) funcionarios/as de agencias donantes; (b) sus contrapartes directas y © el personal consultor. Se podría agregar a la población beneficiaria de los proyectos, pero en general esta se encuentra alejada de las preocupaciones de las relaciones de cooperación, aunque en ella repercuten muchas de las decisiones que “más arriba” se tomen.

Estos tres actores coinciden en un terreno específico: las actividades de control, asesoría y formación (CAF) que realiza el personal consultor en función de los intereses, tanto de las agencias como de sus contrapartes. Las denominamos “actividades” para denotar la tendencia a la desarticulación que existe entre ellas. En general, se les refiere como acciones de “fortalecimiento institucional”, pero en la mayoría de los casos no existe concepción ni estrategia detrás de esta denominación, por eso preferimos referirnos a actividades, comprendidas como tales por todos los involucrados.

Qué entendemos por actividades CAF:

  • Control: operaciones que procuran obtener información sobre el desarrollo de los proyectos y las organizaciones (evaluaciones, monitoreos, seguimientos).
  • Asesoría: operaciones que procuran con apoyo externo facilitar determinados procedimientos, determinadas prácticas que son consideradas fundamentales para el éxito de un proyecto y el fortalecimiento organizativo (asesoría en temas administrativos, organizativos, PME, en aspectos técnicos específicos).
  • Formación: operaciones destinadas a proveer insumos a las organizaciones para contribuir a generar o fortalecer habilidades y destrezas en ellas, que les posibiliten un desempeño más concordante con lo que se propone en su misión y que operativiza a través de sus proyectos.

Esta parte de la cadena es la menos estudiada hasta el momento. Se le da por lo general mucha importancia a las políticas, a los montos y a la distribución de los financiamientos (por ejemplo los buenos estudios de ALOP), pero muy poca a la “carpintería” que se desarrolla en la parte terminal de la cadena (una excepción es la línea de investigación de INTRAC en lengua inglesa y sobre todo volcada a África y Asia).

Se hace mucho dentro del entramado de acciones que pone en marcha la cooperación, pero se conoce poco del impacto que esto tiene, en el mediano y en el largo plazo, a pesar de que el espacio en el que se realizan estas tareas es estratégico, porque, al fin y al cabo, mucho de lo que ahí sucede determina el éxito o no de los propósitos originales de la cooperación.

En la siguiente nota, exploraremos los principales protagonistas de las actividades CAF, su grado de vinculación y la coherencia o dispersión de las estrategias que han surgido de esta interacción.

Luis Samandú

CUDECA