Portada del sitio > Equipo capacidades organización y sostenibilidad (ECOS) > Apuntes > Recursos locales y sostenibilidad. Costa Rica: la importancia de los (...)

Miércoles 29 de mayo de 2013, por Culturas y Desarrollo en Centroamérica

Recursos locales y sostenibilidad. Costa Rica: la importancia de los recursos locales de origen estatal

Enviar la referencia de este documento por email enviar por email | versión imprimir

Las condiciones de sostenibilidad de las OSC centroamericanas variarán según las peculiaridades de los contextos locales. Habitualmente, estos países están acostumbrados a recibir cantidades considerables de recursos para el desarrollo desde la cooperación internacional, ya sea la oficial o la no gubernamental. En el flujo de este tipo de recursos las OSC encontraron, en buena medida, la financiación de sus actividades y proyectos.

En Costa Rica, no obstante, los recursos de la ayuda externa no fluyeron tan alegremente. Podemos tomar como referencia el comportamiento de la cooperación oficial durante la última década. El Gráfico 1 muestra una tendencia de Costa Rica muy distinta a la de sus vecinos centroamericanos. Durante este período, aquel país recibió menos ayuda al desarrollo que lo que obtuvo Nicaragua en uno solo de estos años.

A diferencia del resto de la región, en Costa Rica el Estado ha mantenido una participación activa en la vida social desde mediados del siglo XX, la cobertura de servicios básicos ha sido prácticamente universal, ha existido una relativa estabilidad social y el país ha sido calificado como de renta media alta. Ello explica que no sea un destino prioritario de la ayuda al desarrollo.

Es por esto que en Costa Rica las actividades de desarrollo social y de asistencia se financian en gran medida con recursos propios, de origen estatal.

Dos ejemplos ilustrativos de ello son los ingresos tributarios y los recursos movilizados por la Junta de Protección Social.

De acuerdo con las cifras del Ministerio de Hacienda de Costa Rica (ver Cuadro 1), la caja única del Estado percibió una entrada aproximada de efectivo en el año 2005, de US$3.780 millones. Tres cuartas partes de estos recursos se generaron con el cobro de tributos, principal fuente de recursos locales del Estado.

Otra importante actividad generadora de recursos estatales es la venta de bienes y servicios. En el año 2005 esta actividad representó un 8% del total de la entrada de efectivo, esto es, poco más de US$315 millones.

Es difícil determinar con exactitud cuánto de estos recursos se asigna específicamente para financiar actividades de desarrollo social, pero tomando en cuenta la vocación histórica del estado costarricense en esta materia, no es totalmente inválido suponer que es una proporción considerable.

Otra parte importante se destinará a mantener las planillas del sector público, señaladas en el pasado y en la actualidad como factores explicativos de peso de la insuficiencia de fondos en las arcas del estado.

Dentro del campo de la asistencia social, la Junta de Protección es una de las principales movilizadoras de recursos locales. Es también una de las fuentes más importantes de recursos estatales (no tributarios) de utilidad social. Durante 2010 y 2011 la Junta asignó aproximadamente US$34 millones dentro de su Programa de Apoyo a Gestión de Organizaciones. (Ver Tabla 1.)

Las poblaciones y organismos beneficiados con estos recursos son variados, sin embargo, como temática general, la ayuda se orienta hacia el campo de la salud. En términos proporcionales, la población de adultos mayores es el grupo hacia el que se dirige una mayor cantidad de ayuda, aproximadamente la mitad. (Ver Tabla 1.)

Las particularidades de Costa Rica confieren especial importancia a los recursos locales de origen estatal para el financiamiento del desarrollo. También suponen parte de la razón por la cual las OSC en este país no llegaron a adquirir las dimensiones y el perfil institucional de algunas de sus pares centroamericanas.

Al igual que en el resto de la región, en Costa Rica las OSC mantienen por lo general una actitud crítica hacia el Estado y su proyecto de desarrollo. La desconfianza o reserva hacia el trabajo con éste se alimenta no solo de aquel aspecto, sino también de otros de carácter práctico que suponen que una asociación temporal con el Estado representa más desgaste que beneficios.

En nuestra reciente investigación sobre el tema sugerimos, no obstante, que la sostenibilidad de las OSC en las actuales circunstancias pasa por el desarrollo de destrezas para la relación y negociación con el Estado, la empresa privada y el sector filantrópico de cada país, dentro de una dinámica en la que la organización se vea, más que como ejecutora de proyectos, como facilitadora de procesos que la trascienden. Hay espacios de acción que las OSC no podrían generar por sí mismas y requieren de otros sectores afines para su acceso.

Portafolio