Portada del sitio > Equipo capacidades organización y sostenibilidad (ECOS) > Apuntes > Sostenibilidad institucional. Elementos para un esbozo de su (...)

Viernes 7 de junio de 2013, por Culturas y Desarrollo en Centroamérica

Sostenibilidad institucional. Elementos para un esbozo de su definición.

Enviar la referencia de este documento por email enviar por email | versión imprimir

La sostenibilidad institucional de las OSC es un proceso en permanente construcción, producto de la interacción de varias facetas de la vida institucional de una organización: oferta institucional adecuada, relacionamiento activo con el entorno, gestión de recursos acordes con la oferta, y transparencia; que garantice la generación de confianza y el impacto de las acciones de desarrollo, concebidas como parte de procesos que trascienden a la propia organización.

Como proceso permanente, la sostenibilidad no es estática, sino que se modificará con el tiempo e incluso con las particularidades del contexto específico en el que opere cada organización. Existen varios aspectos del presente contexto que conviene mencionar, puesto que afectan la definición y gestión de la sostenibilidad institucional de las OSC:

  • La cooperación internacional no gubernamental, particularmente, observa una presencia y aporte disminuidos en la región, además de una modificación de su papel en ésta; la gestión de recursos desde la propia agencia de cooperación es un fenómeno palpable en el momento presente.
  • Adquiere protagonismo y formalidad el esquema de desarrollo sustentado en las llamadas “alianzas público-privadas”, que responde a un mandato de “corresponsabilidad” en el desarrollo, con el que se incentiva el trabajo conjunto entre el Estado y el sector privado (a través de la RSE), principalmente, con la participación de la sociedad civil. El concurso de las OSC históricas, potencial o concreto, en esta dinámica, es poco claro.
  • Persisten experiencias variadas de cooperación entre Estado y OSC alrededor de proyectos sociales de los gobiernos. Los resultados son igualmente diversos, dependiendo de cada país. En buena parte de ellos no se ha modificado el antagonismo entre ambos actores, e incluso sigue habiendo casos de hostigamiento y persecución desde el Estado. Es una relación que continúa bajo ensayo.
  • Al tiempo que se ha presenciado la desaparición de OSC desde la última actualización de nuestro estudio en 2004, otras, aunque no han desaparecido del todo, se han visto debilitadas institucionalmente y las que quedan en una posición relativamente sólida, enfrentan dificultades crecientes para sostenerse y mantenerse vigentes.

Dentro de este panorama, el mayor desafío de las OSC en la actualidad es el impacto de su trabajo, que está vinculado con la confianza que la organización genere en diferentes sectores sociales que pueden sentirse convocados a apoyar sus acciones. Dicha confianza pasa a su vez por el conocimiento e información -la imagen pública- que se emite y distribuye desde la organización, a través de buenas prácticas de transparencia.

A partir de estos puntos, tenemos que, en el entorno actual, la sostenibilidad observa varios componentes entrelazados:

El componente de transparencia es particularmente importante, por el contexto vigente de inmediatez y ubicuidad de la información. (Un entorno de comunicación instantánea y profusión de datos.) La rendición de cuentas y la contabilidad del impacto y efectos a largo plazo son hoy elementos indispensables para la supervivencia de las OSC.

Las modificaciones que se han descrito, llevan a una noción más compleja de sostenibilidad en el presente, que requiere de las organizaciones sociales como sustento de procesos, más que como ejecutoras de proyectos; y del Estado, la cooperación y el sector privado, más que como financiadores, como aliados técnicos de acciones que se inscriban dentro de esos procesos y formen parte de su sostenibilidad.

Conviene entonces abordar la sostenibilidad institucional de las OSC como un asunto de gestión técnica y política, de habilidades de negociación y de asociación, y de generación de confianza en socios, patrocinadores y público meta.

Ya no son factibles las organizaciones desconectadas del complejo entramado de agentes de desarrollo social, que incluye a la ciudadanía, la opinión pública, la empresa privada, el estado y las universidades; hoy en día más cerca cada uno del otro a través del ciberespacio y la gran diversidad de herramientas de comunicación que ofrece.

Portafolio